8 Días en el Gran Cañón

flagstaff1_0.jpg8 Días en el Gran Cañón

Esta es la historia de un viaje diferente que realicé yo solo después de una época trabajando para una gran empresa. Hace cuatro años me encontraba en el suroeste de EEUU trabajando en diversos Parques Nacionales y Espacios Protegidos de Arizona, California y Nuevo Mexico. Exáctamente estuve 3 meses, 90 días que es lo que el país en cuestión te deja estar con un visado de turista. Me fui en una época fría. De hecho lo primero que sentí en cuanto llegué a lo que sería mi nueva casa por unas semanas (Flagstaff, AZ) fue frío y la sensación de que me encontraba en un país nórdico y no en la seca Arizona. Muros de nieve de metro y medio que apenas dejaban las casas a la vista. Esas casas a las que el hielo y la nieve habían adornado hasta convertirlas en la casa de Hansel y gretel (en mi imaginación), recubiertas de graseado de azucar sobre una pared de galleta de jengibre y canela.

Comencé mis proyectos cerca de Las Vegas, más tarde me fui a un National Monument a trabajar 5 días en el que compartí trabajo con un indio Hopi en la reconstrucción de un poblado Hopi en Wupatki NM. éste sin duda fue uno de los proyectos más agradables de trabajar, pero la gran sorpresa fue cuando llegamos de nuevo a Flagstaff para descansar 4 días antes de un nuevo proyecto. Todo andaba un tanto revuelto por la casa. Estabamos solos 5/6 en una casa que normalmente habitaban unas 36 personas distribuidas en habitaciones de 6 literas. Nick, un voluntario como yo comenzó a gritar ¡Vamos al Cañón! De inmediato salí al comedor ante tal alboroto, aún con la guitarra vibrando un FA. ¡Nos vamos al cañón! no paraba de repetir. Me vio me dijo que yo también. Esto era una noticia genial. Yo había solicitado este voluntariado porque hablaban de trabajar en una de las Maravillas Naturales del mundo, lo que pasa es que cuando llegué allí nos explicaron que solo se hacían proyectos cada 2 semanas en el South Rim y éramos muchos voluntarios. Hablando en plata teniamos muchas posibilidades de irnos de allí sin tan solo pisar el cañón en uno de los proyectos. 

CANON3WEB_0_0.jpgEl día "D" llegó y salimos a las 8:00 después de cargar las dos furgonetas con dos bañeras llenas de comida. Llegaríamos a eso de las 9:30, después de parar un par de veces para regoger a otros voluntarios y poner gasolina. Cuando llegamos y antes de comenzar a bajar hacia la planicie intermedia nos comunicaron que cogieramos comida para ese día y mañana. Mi inglés aún no era tan bueno como en la actualidad. Nos dieron crampones y comenzamos a bajar por el camino helado. Nos costó bajar a la mitad del cañón una hora y media por los caminos que a partir del día siguiente comenzariamos a rehabilitar. La sensación de estar bajando uno de los monumentos naturales más maravillosos del mundo me produjo tal satisfacción que una sonrisa inundó mi rostro. Foto aquí y foto allá, en pocos minutos ya era el último del grupo. Cuando llegamos al "Tonto Plateau" montamos nuestras tiendas individuales y comimos. Tras el breve almuerzo nos dieron tiempo libre y nos bajamos al rio Colorado a bañarnos...Después de un par de horas volvimos al campamento para empezar a hacer la cena y descansar. Al día siguiente había que despertarse relativamente pronto para comenzar a rehabilitar el camino.

Desayuno, estiramientos y a subir hacia arriba. Nuestro trabajo esa semana sonsistía en reconstruir el camino del South Kaibab Trail, para que a las mulas que suben por este camino les resultara más fácil la tracción de sus patas al camino. Veinte-veinticinco minutos andando cargados de 4 litros de agua, guantes, casco, gafas protectoras. Una mochila que en vacío era ligera, todas las mañanas eran 6-7 kilos, además de todo esto, la comida y ese día comprendí las palabras que no había entendido el día anterior...

pluma_pq5_0.jpgLa comida del primer día de trabajo

Como era normal en los anteriores proyectos, la comida era muy importante ya que las tareas a realizar eran físicas durante 7-8 horas al día y es por ello que se requería de una ingesta abundante de energía. Con el paso de los proyectos en los que trabajé, mi planificación acerca de la comida que coger a primera hora de la mañana para el resto del día fue perfeccionándose. Dos sandwiches, una pieza de fruta, una o dos latas de V8, snacks como frutos secos y unos polvos de powerade para añadir a una de las cantimploras. Aquel día sin embargo y habiendo ingerido el día anterior los dos sandwiches y demás, me quedaba una bolsa de plástico que rellené de doritos y nueces. No una dieta muy saludable sabiendo que tenía que aguantar 8 horas antes de la cena.

 

Noches tranquilas

Lo más maravilloso de pasar 7 noches en mitad de la nada, encasillado entre dos muros enormes y con el único sonido del viento es eso, la tranquilidad. Tras las cenas nos reuníamos fuera de la carpa principal para tomar un té y ver las estrellas. Era tan fácil que hasta hacíamos concursos de ver estrellas fugaces. Cada estrella fugaz avistada, 10 puntos, satélites artificiales, 5 puntos. Anochecía tan pronto, a eso de las 8 ya era completamente oscuro, que las actividades se reducían a eso o a leer en tu tienda con una linterna frontal bien ajustada a tu cabeza. Antes de anochecer, se podían avistar ciervos que campaban a sus anchas por la gran llanura en busca de comida y agua, cuando es ya de noche el silencio vuelve para dejarnos descansar.

agcanon_0.jpg

Integra-T. Viviendo una Experiencia

Desde el primer momento que la idea de Integra-T Experience empezó a rumiar mi mente y finalmente se llevó a cabo, siempre estaba la idea de acercar a l@s viajer@s a aquellos lugares que conocíamos tan bien que pudieramos compartir nuestro conocimiento y experiencias. El Gran Cañón del Colorado, al igual que el Suroeste americano y los demás destinos que ofrecemos en la agencia de viajes son lugares que conocemos muy bien, porque ya no es solo el hecho de viajar, como explicamos en uestra filosofía, es la Experiencia, y esta siempre será mejor si los que creamos, vendemos y guiamos los viajes conocemos el destino tan bien como nuestras casas.

Si son ya muchas veces las que he visitado el cañón y tres las que lo he bajado y se acerca la cuarta y seguramente habrá una quinta y sexta. Mi pregunta es ¿Cuándo será tu primera vez? Nosotros te lo ponemos fácil.

Añadir nuevo comentario

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
1 + 3 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.