Añadir nuevo comentario

Recuerdos del Somme

Recuerdos del Somme

Es febrero y llueve. El frío cala hasta los huesos y me encuentro esperando un autobús en el aeropuerto de Beauvais (Paris para la compañía aérea low-cost Ryanair) bajo un saliente para no mojarme. Mi destino es una ciudad que lloró, una ciudad que murió y renació. Una región que fue quemada y de sus cenizas brotó una alma salpicada de sangre y la cual caería décadas después de nuevo. Amiens se alza como una ciudad renovada, calles peatonales hacen de esta ciudad con alma juvenil un lugar plácido en el que pasar un par de días disfrutando de sus canales, su gastronomía y sus gentes…pero no todo lo que reluce es oro y esta ciudad esconde una trampa. Una trampa de acero y barro. De sangre y lágrimas. De órdenes y fusiles. La ciudad que se vio envuelta en una batalla hace casi un siglo, se viste de anfitriona ante la visita de foráneos. Pero comencemos a explicar qué hemos venido a buscar a esta tierra de dolor.

albert2_0.jpg

 

Me propuse, por mi afán de abarcar tantas cosas como sea posible, inventar una ruta para realizar un tour sobre la Primera Guerra Mundial, que en mi opinión es la gran desconocida de las guerras y acercar a aquellos interesados a una realidad que desde las regiones del norte de Francia han sabido tratar y mostrar teniendo en cuenta todas las sensibilidades, que hoy en día no es tan fácil en muchos territorios (Chapeaux por ellos).

Una guerra que comenzó mucho antes de lo que muchos dicen. Exáctamente años antes del asesinato del heredero del trono austriaco Francisco José, cuando las potencias europeas se disputaban la repartición del mundo para exprimir los recursos de las colonias. Se repartieron el pastel sin contar con todos los participantes y los que se quedaron con las migas...se enfadaron. Austria declara la guerra a Serbia, Rusia a Austria, Alemania a Austria, Alemania a Francia, Gran Bretaña a Alemania, Francia a Alemania...y así un largo etcétera que incluye al Imperio Otomano, Italia, Bulgaria, Bélgica...

 

 

Una sabia elección

1914, los alemanes con la declaración de guerra de Rusia y Francia tenían 2 frentes abiertos. Lo fácil era derrotar a Rusia cuanto antes y centrarse en Francia, pero los tiempos se les fueron de las manos y mientras los belgas combatían al ejército alemán fuerzas venidas de Gran Bretaña y sus colonias, ocupaban la línea del frente francés.

Una sabia decisión fue comenzar a escavar túneles para crear cuarteles bajo tierra, aunque también fue sabia traer a ingenieros y excavadores profesionales para crearlos.

En el pueblo de Albert, al norte de Amiens se encuentra el museo de “1914” en el que podemos descubrir un poco más sobre las historias detrás de la guerra. Cómo vivían los soldados, los generales (había una gran diferencia), la evolución de los frentes, artículos personales...

albert4_0.jpg

Estancados

Lo que se pensaba que iba a ser un paseo triunfal de poco meses para unos y para otros, resultó alargarse meses y años. El frío del invierno daba paso a las primaveras lluviosas, los secos veranos y de nuevo los lluviosos otoños. Enfermedades en las trincheras, agotamiento físico y mental y todo para avanzar escasos kilómetros.

Los alemanes vieron la oportunidad de “ayudar” a los rusos con su revolución y enviaron a un exiliado con el sobrenombre de Lenin de vuelta a Rusia para encabezar cambios en ese pa´si, que al poco tiempo tuvo que firmar la paz con Alemania para centrarse en asuntos más importantes. Eso dejó el frente francés como el único al que atacar, aunque no iba a ser tan fácil ya que meses después no solo canadienses, franceses, británicos, australianos y un largo etcétera combatían. Llegarían también los americanos que sufrieron también la agonía de estamparse contra muros.

En el viaje Frente Francés podréis descubrir todos los secretos de uno y otro frente, anécdotas y los lugares que hoy en día se han convertido en campos de peregrinación de familiares, historiadores y demás curiosos.

 

albert3.jpg

 

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.
1 + 0 =
Resuelva este simple problema matemático y escriba la solución; por ejemplo: Para 1+3, escriba 4.