Sweet Home Chicago

Sweet Home Chicago

La primera vez que estuve en la ciudad de Chicago fue en Mayo de 2010. Yo me encontraba en EEUU trabajando en Parques Nacionales del suroeste del país y como me quedaban 6 días de Visa, decidí ir a la ciudad del viento. El plan principal era visitar yo solo la ciudad, pero un colega al enterarse de la noticia me dijo, y cito de sus palabras "No voy a permitir que vayas tu solo a Chicago..." Así que allí nos encontramos la mañana del 1 de Mayo de hace cuatro años, dispuestos a comernos la ciudad y bebérnosla...

Lo primero que uno puede pensar antes de ir a Chicago es que va a ver edificios, edificios y más edificios. Por ello es la cuna de la arquitectura moderna. Si miramos en perspectiva histórica nos viene a la mente el Gran Incendio de Chicago durante el 1971, provocado, dicen por una vaca...pero deberíamos decir que "gracias" a este incendio la ciudad se reestructuró arquitectonicamente y se convirtió en lo que es hoy. También ayudó a esta re-estructuración la Exposición Universal de 1982, coincidiendo con el 400 aniversario de la llegada de Cristobal Colón al "Nuevo Continente", pero si hablamos de nombres ilustres, nos viene a la memoria Al Capone, que tantos quebraderos de cabeza dió a la policía y a las fuerzas del Estado.

Pero además de la arquitectura, Chicago también es conocida como la capital del Blues eléctrico, sin menospreciar a Memphis y a su tan famosa Bale Street. Desde principios del siglo XX y con la industrialización del norte del país, fueron muchas las personas de color que decidieron huir de las tierras que trabajaban al sur del Missouri, para emprender su aventura en la gran ciudad. Cargados con sus maletas e instrumentos, ya fueran guitarras, armónicas o sus propias voces. De entre este elenco de personajes podemos destacar a Koko Taylor, Buddy Guy, Muddy Waters, Willie Dixon o Little Walter, estos tres últimos protagonistas, o más bien interpretados en la pelicula Cadillac Records (2008, Darnell Martin) basada en la vida de la discográfica de Blues Chess Records.

Hoy en día el blues en Chicago sigue teniendo gran acogida y se puede disfrutar de un concierto de blues cada noche en distintos puntos de la ciudad. Y hablando de blues y de Chess Records. Hoy en día este edificio se ha convertido en la Fundación Willie Dixon (Willie Dixon's Blues Heaven, South Av. Michigan) en la que se recoge diferentes objetos e historias sobre éste personaje y la música que le hizo un nombre. Lo visitamos, aunque antes deberías llamr para decir que vas a ir. Nos atendió el sobrino del Sr Dixon, el cual nos explicó vagamente las instalaciones y posteriormente nos puso un video con la historia del lugar. 

La pregunta ahora es, dónde ir. Pues aquí yo recomiendo ir a aquellos sitios que fui y me gustaron. 

Por la zona centro está el Buddy Guy's Legend. Este local además de disfrutar de Blues en directo, ofrece cenas, podría ser un buen lugar donde comenzar.

Al norte de la ciudad, pasado el Licoln Park está el Kingston Mines, en donde es recomendable ir el domingo a la Jam Session. Disponen de dos escenarios, cenas y una buena carta de cervezas...Por último querría recomendar un local al noroeste de la ciudad llamado Rosa's. Pequeño local muy agradable en el que pudimos disfrutar de un concierto de Billy Branch.

Pero bueno no todo en Chicago  va a ser Blues y edificios. Si lo que buscas es comida diferente Chicago es la ciudad. Quizás pensada para toda una panda de americanos obesos, pero has de probarla. Para empezar, en Chicago disponen de "su" Pizza. Más comúnmente llamada deep pizza (pizza profunda), la primera vez que me hablaron de ella (un colega de Chicago) no entendí nada. Os pongo en situación, le pregunté que hacer en Chicago y lo primero que me dijo fue "COMER"!! que la deep pizza era lo mejor. Pregunté que tenía de especial y ahí va la explicación. Es una masa crujiente rellena de queso y todos los ingredientes que pidas. Es como un pastel....entonces yo pregunté si era una especie de Quiche. NO!! fue la respuesta, es Pizza!! Si aún tenéis dudas sobre qué es, probadla  pero he de advertiros que con 2 porciones puedes comer para tooooodooo el día ya que sí, es la masa crujiente de 5 cm de altura, rellena de queso, queso y queso, y los ingredientes que pidáis  aunque los habituales son salchicha italiana, pimiento verde y cebolla. Una bomba, vamos! El típico sitio al que ir para degustar esta, llamémosla delicia es un restaurante llamado Giordiano's (E Superior St., cerca del Hancock building).

Y que podemos beber acompañando este plato, pues sin duda una de las mejores cervezas que he probado, la cerveza local Goose Island, aunque existen muchas cervecerías que sirven su propia cerveza.

Quizás si después de este plato deseáis tomaros la tarde con más calma, una recomendación que no debéis olvidar. Dellilah's! Este local se encuentra a tan solo 3 calles del Kingston Mines y es una whiskería que presume de tener más de 800 marcas de Scotch y Bourbon en sus estanterías. Fue allí donde sucumbí al Bourbon y en especial al Buffalo Trace. Estaba yo con mi colega y ante tanta oferta de dulces elixires, le preguntamos al camarero/dueño si nos podría recomendar alguno que no se excediera en cuanto a lo económico. Entonces Mr Buffalo apareció. Nos dijo que ese Bourbon había resultado ganador mundial el pasado año y tras el primer sorbo lo entendimos. Fue una sensación difícil de explicar. Digo difícil, porque si os cuento lo que sentí me tomaréis por loco. Entraba suave y tenía un sabor intenso. Pasamos allí la mayor parte de la tarde. Y un año después cuando volvimos a hacer la Ruta 66, nos pasó lo mismo, empezamos a probar y a probar y nos pasamos allí 3 horas,por decir algo... Si al salir del Delilah's os entra la gusa otra vez, podéis acercaros al "restaurante" más poco restaurante del mundo. Es un chiringuito de perritos calientes en el que peor tratado vas a estar. Te gritan, te insultan y para colmo te piden, con un bote, "Propina para la Puta/Zorra". Gracioso es ante todo. Local enano en donde pedir un perrito estilo Chicago, puede ser una pesadilla si no eres amante incondicional del picante. Este peculiar Hot Dog se sirve con pepinillos, chili, mostaza, cebolla y col. Un manjar para los estómagos más fuertes.

También por el centro (Loop) disponéis de varios sitios para comer y beber. Me adentro en lo segundo más que en lo primero. "El lugar" que no os debéis perder es Cal's Liquors. Este antro está en la esquina de S Wells St con Van Buren. Dispone de un bar/sala de conciertos y licorería. Todo regentado por unos entrañables abuelos que en su afán de intentar hablar castellano por un instante, soltaron una o dos palabras en un idioma ininteligible.

Pero ese lugar también guarda un misterioso secreto. A veces está abierto, otras, no. Pero nunca puedes tener la certeza si será la primera o la segunda opción antes de llegar allí.  Si bien, siempre está la opción de comprar unas cervezas frescas e irse al Grant Park, a unas manzanas de allí. Eso si siempre servido con su debida bolsa marrón, para no levantar sospecha. Una recomendación es beber una cerveza llamada Amber Ale. Tras eso iros al ya citado parque y os tocáis unos blues-es en un banco mientras la fuente del Grant's Park cambia incesantemente de colores.

Tras haber hablado de música, comida y bebida comentemos otros espectáculos a los que podeis ir en la ciudad. El teatro siempre ha sido muy popular en el Loop, pero aquí lo divertido es a Second City. Un local de monólogos de los que han salido gran parte de cómicos estadounidense en las últimas décadas. Desde la mitad de participantes de Satuday Night Live a actores que hoy en día triunfan en Hollywood, pero eso sí....es en inglés.

Los museos más importantes están también por el centro y destaco uno, el Art Institut de Chicago. Arte contemporáneo. Detrás de este museo se encuentra uno gratuito y al aire libre. Hablo del Millenium Park. Todo allí es digno de admirar, desde su "alubia" metálica a sus "fuentes".

También es muy recomendable visitar el centro cultural de Chicago, gratuito, en el que puedes pasar una tarde leyendo, escuchando música e incluso jugando a videoconsolas. Y por último visitad la biblioteca, en donde si tenéis la suerte de visitar la azotea, veréis que es un jardín ecológico...Edificios sostenibles para una ciudad, como dirían por estos lares...de Futuro

Por último sólo os queda ir hasta la calle Adams para que de comienzo vuestra particular Ruta 66. Justo enfrente del Art Institut está la señal de Beginning de la Route 66! La ruta del éxodo. La ruta de los sueños, de la esperanza y de la tristeza de estómagos llenos de polvo.

 

Bye Chicago!